Sube a 31 la cifra de muertos en Damasco tras explosión

21/02/2013

Según datos del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos, desde que se inició el conflicto en Siria hace casi dos años, la cifra de muertos en el país asciende a unos 70 mil.

Al menos 31 personas murieron y decenas resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en una de las calles céntricas de Damasco, la capital de Siria.

El atentado se registró cerca de la sede del gobernante partido Baath en el centro de Damasco, y causó severos daños en vehículos y edificios cercanos, informó la televisión estatal siria.

La policía y testigos señalaron que se trataba de un coche bomba que estalló cerca de la sede del gobernante partido Baath.

La explosión se produjo en el céntrico barrio de Mazraa, en un puesto de control de seguridad entre la embajada de Rusia y la sede del partido del presidente Bashar Al-Assad, y la televisión oficial lo calificó como un ataque «terrorista».

Entre los heridos se encuentran varios alumnos de una escuela que fueron alcanzados de lleno por la explosión, reportó el canal árabe de noticias Al Arabiya.

El agregado de prensa de la embajada rusa, Timur Pechátnikov, negó que haya víctimas entre los empleados de la misión diplomática, pero reconoció que la detonación dejó varias ventanas rotas en el edificio.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, adelantó que los reportes iniciales indican que las víctimas mortales suman 31 tras el ataque al edificio sede del gobernante partido Baath.

Las ambulancias acudieron al lugar de la explosión, donde una enorme columna de humo era visible en gran parte de la ciudad capital.

El canal de televisión pro gubernamental Al-Ikhbariya mostró imágenes de los bomberos tratando de apagar el coche en llamas y se veían varias cuerpos sin vida tendidos en la acera cercana a un jardín público.

El atentado se produjo cuando la opositora Coalición Nacional de Siria se expresó a favor de negociar una salida pacífica al conflicto, pero condicionó a que Al-Assad sea excluido de cualquier acuerdo.

Para la oposición, Al-Assad y sus seguidores deben rendir cuentas por el derramamiento de sangre en casi dos años de conflicto y reconoció que cualquier acuerdo de paz debe estar bajo los auspicios de Estados Unidos y Rusia.

Según datos del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos, desde que se inició el conflicto en Siria hace casi dos años, la cifra de muertos en el país asciende a unos 70 mil.

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio